25
Mar
09

Radiohead: todo en su debido (y maravilloso) lugar

radiohead2

Publicado hoy en diario LOS ANDES. Foto: Beto Landoni

Por unas dos horas el tiempo se detuvo para 30 mil personas, hipnotizadas ante lo que bajaba del escenario: la voz desmigajada de un rubiecito tímido y anti rockstar adormeció a todos y confirmó que Thom Yorke es uno de los cantantes más impresionantes del planeta. En falsetes, en alaridos, en fraseos que se estiran hasta ser imperceptibles, en cada verso de cada canción el vocalista de Radiohead demostró que lo que se escucha en sus discos es real, que su garganta es, quizá, el instrumento clave de la música de la banda.

Y eso que hay un grupo detrás que brilla por sí sólo. Cuatro músicos más que construyen las melodías inolvidables que ha ido trazando Radiohead a lo largo de toda su discografía de 15 años.

Pero a no confundir: no se trata del típico rock de estadios a lo U2, con quienes se insiste en compararlos. Sí, está bien, son británicos, tienen un discurso socio-político visible y han compuesto canciones que sabemos todos (“Karma Police”, “Creep”, “Paranoid Android”), pero si repasamos el repertorio que regalaron en el club Ciudad de Buenos Aires, en su debut en la Argentina, hay muchas cosas que casi nadie se animaría a tocar en un espectáculo popular. Sin embargo, ellos tocaron gran parte de Kid A, su disco maldito, y la aprobación fue unánime.

Es que al escucharlas en vivo se comprende: hay belleza y maravillas sonoras en esas canciones, más allá de los aparatosos sintetizadores. Y además, la lista de temas supo combinar toda su discografía, saltando de perlas como “Street Spirit (Fade Out)” -de The Bends- a “Jigsaw Falling Into Place” -del último disco, In Rainbows. Y entre ellos, hits -“No Surprises”, “Karma Police” y “Creep”, el cierre obligado-, rarezas -“Go Slowly”-, hipnóticas melodías -“Al I Need”, “Nude”, Pyramid Song”- y sacudidas eléctricas -“Bodysnatchers”, There There”, “Planet Telex”- y electrónicas -“The National Anthem”, Idioteque”-. Un cóctel que mezclado encuentra su mejor síntesis en ese clásico que ya es “Paranoid Android”, una canción del imprescindible Ok Computer que navega entre la calma y la explosión de guitarras y que el público coreó hasta poner la piel de gallina.

Y a esta empatía ayudó la escenografía: un tendal de luces cilíndricas colgantes (a modo de estalactitas) que cambiaba sus colores llamando a los ojos a seguir la música. A ellas se agregaron las pantallas, al fondo y a los costados del escenario, que mostraron en cuatro cuadrantes a los músicos con cámara fija y en primeros planos. Así, podía seguirse en sucesión la nuca de Yorke cantando al micrófono, las manos del multiinstrumentista y director musical Johnny Greenwood, los palillos del baterista Phil Selway, las caras de trance del bajista Colin Greenwood o los dedos punteando del primer guitarrista Ed O’Brien.

Todo contribuyendo al clima de hipnotismo que Radiohead propone casi como un dogma. Es decir, la música bien adelante, sin arengas demagógicas ni corridas por el escenario. Las únicas palabras que se escucharon fueron tímidos “Hola” y “Gracias” de Yorke y una dedicatoria en español leída por O’Brien por los 33 años del golpe del ’76 como preámbulo de “How to Disappear Completely”. Lo demás, una catarata de pistas y acordes que enmudeció de respeto al público, obligado a asistir extasiado pero sin correr la vista y el oído a un tremendo shock de belleza musical.

Porque Radiohead demostró que en su propuesta todo está en su debido lugar, como canta Yorke en “Everything in its Right Place”. Es decir, la música sobre el escenario y el público abajo, escuchando, admirando y aplaudiendo.

Anuncios

2 Responses to “Radiohead: todo en su debido (y maravilloso) lugar”


  1. 1 Majo
    26 marzo 2009 en 15:35

    …Y se me puso la piel de gallina!!! No te imaginas cuanto deseé estar ahí! Porque desde la primera vez que escuché Radiohead a a los 10 años me enamoré de sus sonidos! Algún día tengo que escucharlos en vivo y en directo, pero por ahora solo puedo imaginarme presenciando esa perfección en un escenario, y tu escrito colabora mucho en eso… ^^

    Me gustó!
    Saludos!
    +_+

  2. 26 marzo 2009 en 19:21

    Coincido plenamente. Leo crónicas y reseñas del show, escucho los discos una y otra vez, y no puedo dejar de tener piel de gallina. Fue impresionante, no sé cuántos días más me durará el shock. Lo mejor es que a todos los que estábamos ahí nos pasó casi lo mismo. Y aún mejor, es que hoy existe una banda con esta capacidad para hacerme emocionar, a la que no objetar nada, si hablamos de música.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Escriben con estilo...

Cosas por el estilo es un pasatiempo aunque no tengamos tiempo. Es un vicio aunque ya no fumamos. Es una lista de cosas sin estilo, posteadas con estilo. ¡Que les aproveche!

Contacto

cosasporelestilo@gmail.com

Seguí a Claudio en Twitter

Seguí a Leo en Twitter

marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Visitantes On Line

Add to Technorati Favorites
buscador de trabajo

A %d blogueros les gusta esto: